BELLEZA Y ONCOLOGÍA

A 16 de diciembre de 2016. Poco a poco hay menos miedo a pronunciar la palabra cáncer, y es que lamentablemente es una enfermedad más o menos habitual en nuestro entorno. Por suerte los tratamientos son cada vez mejores, por su efectividad, y por su personalización, algo que consigue, en muchos casos, reducir en mayor o menor medida los efectos secundarios.
Esa relativa normalización hace que algunos pacientes de oncología intenten retomar su agenda social al término de los tratamientos, aunque sepan que durante un tiempo necesitarán cuidarse de manera especial. Y dentro de esa vuelta a la rutina hay quien opta por viajar.
El Barceló Santiago (Tenerife) es un hotel muy sensibilizado con este tema, especialmente después de haber firmado un acuerdo de colaboración con la Asociación de Mujeres con Cáncer de Mama de Tenerife (AMATE), que le ha permitido conocer las necesidades que tienen los pacientes oncológicos a la hora de viajar, tanto a nivel de alimentación como, por ejemplo, de cuidados de la piel.
U Spa del Barceló Santiago
U Spa del Barceló Santiago
Según la directora del U Spa del Barceló Santiago, Moneiba Cairós, “gracias al acuerdo con AMATE todas nuestras terapeutas han sido formadas para poder aplicar los tratamientos de la carta de nuestro U Spa a pacientes que han padecido cáncer, o que incluso todavía están bajo medicación”. Tras someterse a las distintas terapias de radioterapia y quimioterapia la mayoría de los enfermos de cáncer, explica, “padecen efectos secundarios que, aunque se asemejen a las dolencias de personas con intolerancia cutánea, hay que tratar de manera personalizada, porque el organismo no sólo se ve afectado externamente, sino que también internamente”.
La voz de la experta:
4 cosas a tener en cuenta al aplicar un tratamiento de belleza a un paciente oncológico
1. Salvo alguna excepción, pueden probar cualquiera de los tratamientos de la carta. Lo que varía es la cosmética que utilizamos para llevarlos a cabo, y su ‘paso a paso’, que alteramos ligeramente en función de los efectos secundarios que presente cada uno.
2. Muchas de las cremas del mercado tienen una gran concentración de desestabilizadores hormonales como son las algas o algunos barros y lodos peloides, a los que no pueden ser expuestos los pacientes de oncología. Por eso es necesario utilizar una cosmética específica para este tipo de piel y organismo dañado.
3. Los cuidados que ha de impartir el profesional de la estética oncológica son similares a los que se ofrece a una persona que tiene una intolerancia cutánea innata o fruto de alguna agresión solar, aunque se ha de tener en cuenta otros factores específicos como el estado de su piel, y también el de otras partes del cuerpo que han podido resultar dañadas durante la exposición a la radioterapia y quimioterapia como las mucosas, el cabello, el pelo de la cejas, las pestañas y las uñas entre otros.
4. Ante cualquier duda, las terapeutas han de remitir al paciente a sus respectivos médicos para que éstos les confirmen la posibilidad de seguir recibiendo algún tratamiento del spa o si es más conveniente interrumpirlo durante un tiempo.
Según concluye Moneiba Cairós, “los pacientes oncológicos que nos visitan desde que saben que ofrecemos este tipo de tratamiento son muy variados. Desde residentes en la isla, que aún se están sometiendo a terapias y que recurren a ciertos masajes para aliviar los efectos de la radiación o de la ansiedad; hasta turistas ya recuperados que desean gozar de un momento de relax que les haga olvidar los difíciles momentos vividos”.
Dirección: C/ La Hondura, 8 | 38683 Puerto Santiago (Tenerife)
Teléfono: 922.86.09.12 E mail: santiago@barcelo.com