DESAYUNO PIRAMIDAL, EL NUEVO MUST HAVE DE LA COMIDA SANA

Nos cansamos de escuchar y decir que el desayuno es la primera y principal comida del día, fundamental para llevar una dieta equilibrada, activar el metabolismo, e incluso mejorar el estado de ánimo. Pero ahora estos beneficios pueden ir mucho más allá: según un nuevo estudio científico de la AHA (American Heart Association), las personas que desayunan son menos propensas a tener un ataque al corazón o un derrame cerebral que las personas que se lo saltan. Para llegar a esta conclusión, los investigadores recopilaron datos, durante ni más ni menos que 40 años, relacionados con la dieta. Con ello descubrieron que los ‘desayunadores’ tienden a tener menor presión arterial, colesterol, obesidad y riesgo de desarrollar diabetes.
Pero lo cierto es que no vale desayunar a cualquier precio: no es lo mismo empezar el día con un bollo de chocolate con azúcar, que con una tostada de pan integral con aguacate y tomate natural.  Alejandro Cánovas, nutricionista de Barceló Montecastillo hace especial hincapié en la importancia que tiene la calidad del desayuno sobre el hecho de no saltárselo: “Un desayuno de calidad debe de estar compuesto por alimentos poco procesados y no refinados. Desde Barceló Montecastillo aconsejamos una pirámide en la que cada vértice es un grupo de macronutrientes”.
Barceló Montecastillo
Barceló Montecastillo
¿Qué debemos incluir entonces en nuestro desayuno diario?
Es sencillo, cada día se deben incluir proteínas (como lácteos y sus derivados, huevo, pavo y derivados de soja), hidratos de carbono (como cereales integrales, pan integral, patata, así como bebidas vegetales derivadas de cereales) y, por último, alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados (como el aceite de oliva virgen extra y el aguacate) y poliinsaturados (como frutos secos o cacao puro). Además, podemos incluir una pieza de fruta o vegetales para hacerlo más completo.
Estos son algunos desayunos saludables que Barceló Montecastillo recomienda para su consumo diario, acompañados con una infusión sin azúcar o café con leche.
Una combinación perfecta de los tres grupos de macronutrientes para los amantes de lo dulce es un bol de yogur natural aderezado con frutos rojos, muesli con mezcla de cereales integrales (avena, cebada, trigo…), hojas de menta y cacao puro rallado. Ni notarás que te estás cuidando.
Para aquellos que prefieren empezar el día con sabores salados, un desayuno muy apetecible y saludable es una tostada integral con aguacate, tomate natural en rodajas y huevo poché.  El toque maestro se lo dan unas gotitas de limón exprimido, ¡querrás comerlo cada día!

Los que tienen problemas para ingerir alimentos sólidos nada más se despiertan, pueden encontrar en el smoothie su gran aliado. Una opción nada pesada y súper energizante es el de plátano, frutos secos, copos de avena, cacao puro en polvo y leche.