Camarera de pisos – Formentor, a Royal Hideaway Hotel

Aunque el trabajo es duro, merece la pena el esfuerzo porque sé que el cliente queda satisfecho de nuestro servicio. Desde mi llegada noté la diferencia, trabajamos de forma muy organizada y sabemos lo que debemos hacer en cada momento.