5 claves para cuidar tu dieta durante la desescalada

A 2 de junio de 2020. El verano está a la vuelta de la esquina y, si todo va bien, habrá quien pueda disfrutar pronto de algún ratito junto al mar. Por eso muchos ya están pensando en iniciar la “operación bikini” para llegar a la “nueva normalidad” en plena forma. En ese marco, una alimentación sana resulta una de las maneras más fáciles (y rápida) de conseguirlo. La clave, según Alejandro Cánovas, nutricionista del hotel Royal Hideaway Sancti Petri (Cádiz), “está en no excederse en la ingesta de calorías, y en hacer una dieta de elevada densidad nutricional (gran valor nutricional y pocas calorías)”.
Royal Hideaway Sancti Petri
Lo cierto es que el confinamiento y la cercanía a la nevera no nos han ayudado, así que para Cánovas lo ideal es tener en casa exclusivamente lo que vamos a comer. “Una compra saludable se traduce en unos menús saludables”, explica. Además, Alejandro, cuya labor habitual es velar por la salud alimenticia de los clientes que se alojan en este icónico establecimiento 5* en primera línea de playa, especializado en turismo saludable, recomienda seguir estas 5 pautas para conseguir ponerse en forma durante los días que nos quedan de desescalada:

1. Prepara un menú semanal, que incluya 7 desayunos, 7 almuerzos, 7 cenas y “entre horas” de calidad, y compra únicamente los ingredientes que necesitas para elaborar los platos elegidos.

2. En el desayuno incluye frutas, a ser posible enteras, para no romper la matriz y aprovechar los beneficios de la fibra; y frutos secos crudos o tostados, pero sin freír y sin sal añadida. Sustituye los zumos, incluido el tradicional de naranja (al menos, no lo tomes diariamente), que tienen una mayor cantidad de azúcares, por smoothies o fruta batida con agua, hielo o leche, ya que aportan más nutrientes.

3. Para el almuerzo y la cena haz platos en los que predominen las hortalizas y las verduras (mejor si son de temporada), sobre las proteínas y los hidratos. En este último caso, apuesta por los hidratos de carbono de calidad, que son los integrales (no refinados) y los que no llevan azúcares añadidos. Además de pan integral, pasta integral de grano completo, arroz, maíz, couscous, patata o boniato, atrévete con otros cereales, igualmente integrales, como los copos de avena, el mijo, la espelta o el centeno, entre otros. La ración ideal en cada caso sería de unos 30-50 gramos en seco por plato, pudiendo aumentar hasta 100-150 gramos en el caso de las patatas y los boniatos.

4. Si tienes necesidad de comer “entre horas” hazlo con alimentos de calidad como frutas; fruta deshidratada como dátiles, orejones, arándanos o uvas pasas (siempre que no lleven ni aceites ni azúcares añadidos); frutos secos o aperitivos de verdura cruda como palitos de zanahoria, apio o tomatitos.

5. Convierte al agua en tu fuente principal de líquidos. Si quieres variar hazlo con infusiones, té o café, pero sin añadirles azúcar.
Pero si hay algo que Alejandro Cánovas recomienda para ponerse en forma es mantener la motivación, un ánimo que es más fácil conseguir si se está en buena compañía. Por eso el nutricionista recomienda recuperar las comidas familiares y, sobre todo, cocinar en grupo, aprovechando la ocasión para probar nuevas, saludables y divertidas recetas. Y si, además, se acompañan los menús con un poco de deporte, el éxito de la “operación bikini” está garantizado. ¡Suerte!