Rotundo éxito del pop up de Joan Roca en El Embajador

A 4 de octubre de 2019. La visita de Joan Roca, uno de los tres pilares del Celler Can Roca, elegido en 2013 y 2015 como el “Mejor restaurante del mundo” en los “The World’s 50 Best Restaurants Awards” y merecedor de 3 estrellas Michelin,  había generado mucha expectación en Santo Domingo (República Dominicana), pero el resultado ha superado con creces todas las previsiones. Así, más de 300 personas han asistido durante estos 3 días al pop up que el afamado chef (Girona, 1964) ha albergado en el emblemático establecimiento El Embajador, a Royal Hideaway Hotel, sin duda uno de los referentes gastronómicos de gran calidad de la capital dominicana.
Su cocina, en cuyos fogones se han preparado comidas para mandatarios y personajes famosos de todo el mundo, ha servido esta semana para elaborar los manjares de un menú de degustación con maridaje (precio: 590 dólares por persona)  que ha hecho historia en Santo Domingo. En él no han faltado guiños a la cocina española como el “Bocadillo de Riñones al Jerez”, la “Brandada de Bacalao, pasas y piñones” y el “Bocata de Calamares”; algún toque de su tierra como el “Canelón de Can Roca”; y, sobre todo, platos de una singular creatividad como el “Gazpacho de aceituna negra con emulsión de hinojo, infusión de ajedrea, helado de aceituna verde, pimentón, mojama y anchoas”,  el “Mero semi curado con jugo de las espinas, pesto de espárragos y rúcula,  piparras a la parrilla y aire de aceite de rúcula” y una finísima “Vainilla madre zozocolco de papantla con regaliz, caramelo, aceitunas, bizcocho de vainilla, crujiente de cacao y helado de vainilla”, entre otras delicias.
Este evento se enmarca dentro del ciclo “Gastronomic, the art of eating”, que organiza encuentros culinarios al máximo nivel para dar a conocer la alta cocina mundial en Latinoamérica. En esta ocasión las galas fueron amenizadas por la Orquesta Sinfónica Nacional de Santo Domingo.
  

Acerca de El Embajador, a Royal Hideaway Hotel:
El Embajador, primer gran hotel que abrió sus puertas en Santo Domingo hace ya 63 años, en poco tiempo se convirtió en un establecimiento legendario, en el que todo personaje relevante del mundo del cine, la música, la cultura o la política en visita a la República Dominicana quería alojarse. Tras su adquisición en 2015 por Barceló Hotel Group, la cadena invirtió 40 millones de dólares en renovar sus instalaciones e implantar todos los atributos de la prestigiosa marca Royal Hideaway en lo que respecta al cuidado de la hospitalidad, a la exquisita gastronomía y a la preservación de la cultura y de la historia, convirtiéndolo en el hotel de referencia para la celebración de actos de estado en el país y en un auténtico hotel destino en el que la celebración de bodas de leyenda es otra de sus señas de identidad.